Quién es Quién

Cultura y Ocio

Málaga continúa como referente cultural

Málaga continúa como referente cultural

Hace muchos años que Málaga dejó de ser una ciudad exclusivamente de sol y playa. El desarrollo del enorme panorama museístico marcó un antes y un después que sigue aportándole valo con el Museo Picasso, el Museo Carmen Thyssen, el Pompidou o el Museo Ruso.  Dentro de la agenda cultural y de ocio de la provincia se encuentran también importantes citas teatrales, con la inauguración el año pasado del teatro Caixabank Soho, musicales y cinematográficas, con el Festival de Cine de Málaga como una de las citas más relevantes del panorama nacional.  A toda esta variedad cultural podemos sumarle el gran número de monumentos históricos y artísticos que se pueden visitar a lo largo de toda la costa y el interior. Lugares tan emblemáticos como el Teatro Romano o el Castillo de Gibralfaro y otros tan reconocidos como las Cuevas de Nerja, que este año cumple 60 años de su apertura al público, tiempo en el que ha llegado a acumular más de 18 millones de visitas. Existe otro tipo de turismo que también tiene cabida y al que se le está intentando dar un gran impulso, este es el necroturismo (turismo de cementerios) en el que Málaga aguarda el camposanto protestante más antiguo de la península, el Cementerio Inglés, que data del 1831 y en el que descansan  personajes históricos.  La gran inversión de capital que supuso relanzar a Málaga como ciudad cultural ha dado sus frutos  y gracias a ello la provincia sigue siendo la quinta ciudad cultural de España. 

 

El santuario paleolítico más grande del mundo

Teófilo Ruiz, Presidente de la Fundación Cueva de Nerja

Este año se cumplen 60 años de la apertura al público de la Cueva de Nerja. Desde entonces, la cavidad ha sido uno de los principales activos patrimoniales de nuestra provincia, declarado Bien de Interés Cultural en 2006, es asimismo Lugar de Interés Geológico de Relevancia Internacional. Y, por supuesto, un atractivo turístico de obligada visita en la Costa del Sol Oriental. No en vano, desde que abrió sus puertas, la Cueva de Nerja ha recibido a más de 18 millones de visitantes. Con 35.000 metros cuadrados de superficie y unos 300.000 metros cúbicos de volumen, hablamos de una de las grandes cavidades de Andalucía. La presencia humana en la Cueva de Nerja se remonta a más de 43.000 años atrás y es una de las cuevas en las que el hombre logró progresar más hacia el interior desde su boca.  La Cueva de Nerja es considerada por muchos especialistas como el “santuario paleolítico” más grande del mundo. Conserva cientos de grafías paleolíticas repartidas por gran parte de la cavidad, que representan más de cincuenta animales figurativos como caprinos, cérvido, équidos, etc, en sintonía con las cuevas de la zona franco-cantábrica. A diferencia de éstas, en Nerja el conjunto adquiere un especial significado y entidad por la explosión de signos abstractos frente a la común representación de figuras animales.  La Cueva de Nerja alberga un paisaje sobrecogedor en su interior, en el que destaca su imponente dimensión y el sinfín de formaciones que alberga y que la convierten en un auténtico “museo de espeleotemas”. Los más conocidos son las estalactitas y las estalagmitas, pero en la cueva existen más de veinte tipos diferentes. Sus nombres pueden parecer curiosos porque aluden, en muchos casos, a su forma, a su parecido con la cotidianeidad. Además de conformar un maravilloso paisaje natural, las rocas, los espeleotemas y otros sedimentos presentes en la cavidad son increíbles registros científicos de lo que da cuenta el Instituto de Investigación Cueva de Nerja. El medio ambiente de la Cueva de Nerja se caracteriza por la ausencia de luz natural, alta humedad y escasos recursos nutricionales. Considerando estas duras condiciones podríamos pensar que la cueva es un espacio sin vida, pero nada más lejos de la realidad.  La Cueva de Nerja es un lugar que invita a la ensoñación, donde se realiza un viaje en el tiempo, donde poder imaginar la memoria de nuestros antepasados a través de la arqueología y el arte rupestre, un espacio geológico de gran importancia científica y una inmensa belleza, y una fauna tan peculiar como desconocida.

 

Necroturismo: símbolo histórico de una málaga cosmopolita y universal

Jaime Aguilera, Vicepresidente Fundación Cementerio Inglés de Málaga

El llamado necroturismo (turismo de cementerios) se ha convertido en un complemento a tener en cuenta dentro del turismo cultural, un paseo que aúna tranquilidad, meditación, arte, vegetación, historia y cultura.  En este sentido desde la Fundación Cementerio Inglés de Málaga gestionamos el camposanto protestante más antiguo de la península (1831), declarado Bien de Interés Cultural por la Junta de Andalucía en 2012 y que forma parte de la ruta de cementerios significativos de Europa (ASCE) gracias a su gran valor artístico, histórico, literario y botánico. Desde la Fundación queremos abrirlo a su propia ciudad y a todo el mundo, tanto a la población malagueña como a los residentes extranjeros. Pero no es tarea fácil hacer sostenible una fundación privada sin ánimo de lucro. Nuestro plan estratégico se basa en tres fuentes de ingresos: la venta de entradas y las actividades culturales, las donaciones y la gestión funeraria de columbarios. Cada vez más colegios e institutos realizan excursiones, a lo que se unen visitas nocturnas, teatralizadas, óperas y hasta conciertos de música. De esta forma en 2018 se realizaron 65 actividades culturales que aumentaron hasta 109 en el 2019. Igualmente ha aumentado la venta de columbarios, uno de los últimos nuestro insigne dramaturgo Miguel Romero Esteo y se ha superado en 2019 la cifra de los 5000 visitantes, cifra que debido a la pandemia será difícil superar en el año actual. Todo ello ha supuesto que nuestra facturación crezca cada año de forma considerable, 1.3600 € en 2017,  4.7500€ en 2018 y 7.1200€ en 2019. Cada vez son más los Amigos del Cementerio Inglés que contribuyen con su donativo, o que podrán apadrinar una tumba en las próximas fechas. A pesar de todo lo anterior, necesitamos ayudas extraordinarias como las que nos ha prestado el Ayuntamiento de Málaga para el jardín vertical y el muro de calle Ibarra. En definitiva, estamos convencidos de que la alternativa al sol y playa ya es una realidad en una Málaga que ha apostado por el turismo cultural, y dentro de este el necroturismo tiene en la capital puntales señeros como el cementerio de San Miguel, la cripta funeraria de la Iglesia de la Victoria, el desconocido y cerrado cementerio árabe de calle Agua y nuestro cementerio Inglés, a los que se puede añadir en la provincia los cementerios de Casabermeja y Sayalonga. Por todo ello hay que apostar por el gran potencial turístico del necroturismo en nuestra capital y nuestra provincia, tanto es así que queremos llegar a nuestro bicentenario en 2031 con un Cementerio Inglés de Málaga de referencia internacional.