Quién es Quién

Sanidad, Salud y Bienestar

Clínicas a la innovación y la vanguardia de la odontología en Málaga

Clínicas a la innovación y la vanguardia de la odontología en Málaga

A Eduardo Crooke la pasión y el espíritu  por la odontología se la inculcó su padre, Eduardo Crooke, que tenía una clínica en el Centro de Málaga y otra en Churriana, en las proximidades del aeropuerto. Pero adaptarse a una profesión en continuo cambio no es nada sencillo, sobre todo cuando las especialidades siguen creciendo y aumentando. Es por ello por lo que este malagueño viajó hasta Madrid y Barcelona para formarse más en profundidad y conseguir abrir una clínica mucho más grande en su ciudad en el Paseo de la  Farola, también junto a su padre. Para su sorpresa, sus miras de expansión no se agotaron una vez estuvo asentado en la profesión, así que decidió, junto a su hermanas Blanca y Tula, abrir dos centros, uno en la ciudad de Glasgow, en Reino Unido, y otro en La Línea de la Concepción, inaugurado hace pocos meses; además, se sumó también su mujer Blanca, encargada del área de periodoncia y estética para aumentar la especialización. Como distinción, ‘Crooke and Laguna’ no es una clínica al uso, pues su inquietud y amor por la tecnología trasladada a su campo les lleva a estar continuamente en la ola de la vanguardia. Con un total de 50 empleados repartidos por todos sus centros, Eduardo Crooke (hijo) relata que instalar la implantología estética y dental en Málaga fue uno de sus primeros hitos, aunque con la incorporación de los escáneres intraorales y radiológicos en 3D, pudieron ofrecer un diagnóstico mucho más preciso. De este modo, para «ser pioneros en instalar la cirugía guiada y navegada en toda España» el camino casi estaba labrado; estas tecnologías, que permiten al odontólogo «diseñar» la sonrisa de sus clientes, ayuda a saber dónde colocar el implante sin margen a errores, un método muy novedoso por el que apuestan sin duda alguna.  En concreto, este ánimo por estar siempre formados en lo último es lo que distingue a este negocio familiar: su preocupación por ofrecer lo mejor a su clientela les lleva a «abrir senderos en las nuevas tecnologías», sobre todo porque en sus clínicas, con una media de 60 personas diarias, pretenden ofrecer siempre lo último. Una de sus especialidades es la implantología y las rehabilitaciones orales complejas, pudiendo colocar un implante en aquellos casos en los que el paciente no tiene hueso maxilar: bien por regeneración ósea o implantes zigomáticos,  implantes subperiósticos o a través del implante de hueso de cadáveres. Aunque ese último puede sonar algo grotesco, este método permite que se diseñe el hueso con mucha precisión para adaptarlo a la boca de ese cliente y así «trabajar con un implante de tamaño normal».  ¿Cómo proyectos futuros? Seguir creciendo en Reino Unido y no dejar de investigar en nuevas tecnologías que engrandecen una profesión tan vocacional como imprescindible.