Quién es Quién

Sanidad, Salud y Bienestar

Unión de fuerzas ante un escenario desconocido

Unión de fuerzas ante un escenario desconocido

La sanidad privada de Málaga se ha consolidado en los últimos años como una alternativa al sistema sanitario público. La provincia cuenta con la mayor infraestructura hospitalaria de Andalucía y la tercera de España tras Madrid y Barcelona, con una gran especialización. Durante los meses más duros de la pandemia, los centros sanitarios privados aunaron fuerzas junto a la sanidad pública para dar respuesta a las nuevas necesidades surgidas en una situación desconocida, basándose en una gran trabajo conjunto con los profesionales sanitarios como protagonistas.  Ahora, los hospitales retoman la actividad que se vio afectada por la pandemia, recuperando la normalidad de manera progresiva y escalonada, abordando nuevos retos y situaciones desconocidas que marcarán nuestro desarrollo en los próximos años.  Otra de las características de la provincia es su potencial como destino de turismo sanitario, especialmente en la Costa del Sol.  En este sentido, la Fundación Málaga Health es una de las principales entidades destinadas a trabajar y velar por el sector en la provincia. El principal motivo que lleva a un ciudadano europeo a convertirse en turista sanitario en la Costa del Sol está «en el prestigio del personal médico español» y en la infraestructura de lujo vinculada a los tratamientos de salud, que permiten que un procedimiento oncológico o un postoperatorio sean más agradables e incluso una experiencia exclusiva.

 

Una sanidad global, comprometida y a la altura de las circunstancias 

Dr. Manuel Viola Figueras, Director Médico Hospital HLA El Ángel

Atravesamos una época donde la salud, y muy especialmente las capacidades de la sanidad pública y privada, han tomado una posición central muy relevante en las necesidades de nuestra comunidad. El protagonismo de nuestro sector ha estado a la altura de las circunstancias, con compromiso absoluto y a disposición de nuestra provincia, y el mayor reto no es solo estar a la altura de las expectativas, sino hacerlo además de un modo eficiente que ayude a paliar los efectos de una situación sin precedentes.  Málaga es una provincia con una dotación excelente. A pesar de su altísimo nivel de intercambio de viajeros al ser un eje de comunicaciones, transportes, economía y empleo, el conjunto de los sanitarios y centros hospitalarios hemos unido fuerzas y razón para dar a los malagueños la mejor atención posible desde un punto de vista médico, técnico y humano.  En HLA El Ángel hemos sido capaces de dar una respuesta contundente y ágil gracias a la experiencia de un gran equipo de profesionales, como decíamos al principio, comprometidos; también debido a una inversión y un nivel de equipamiento acorde a estos nuevos retos. Hemos invertido e innovado para estar a la altura. En dos semanas pudimos duplicar nuestros puestos de UCI de 8 a 16, dotándolos con última tecnología de monitorización y ventilación mecánica, así como bombas de infusión y camas eléctricas de última generación.  Además, mediante una estricta reestructuración, establecimos circuitos diferenciados para pacientes, habilitando mecanismos de comunicación permanentes con toda la plantilla, mecanismos de prevención, métodos de protección, y planes de actuación para llevar a cabo el desarrollo de una actividad asistencial libre de riesgos para pacientes y sanitarios. Esto nos ha permitido ser el primer grupo hospitalario a nivel nacional con sus protocolos certificados frente a la Covid-19 por Aenor.   Desde HLA El Ángel nos sentimos muy satisfechos de la aportación llevada a cabo por los miembros de nuestro personal, así como de los responsables de nuestro hospital y nuestro grupo hospitalario, que han puesto todo su empeño en mantener en pie al conjunto de la sociedad, a través de un esfuerzo físico, psíquico y económico sin comparación posible. No podemos olvidar y reconocer la gran colaboración entre todos nuestros hospitales públicos y privados para lograr esa primera victoria. Ahora abordamos nuevos y desconocidos desafíos, y desde aquí llamamos a la colaboración en las normas a todos, pero sobretodo a aquellos que más añoran una vida sin atavismos y en libertad, nuestros jóvenes: ahora no es el momento.  Es un orgullo ser un hospital de vanguardia en la provincia de Málaga, y poder encabezar la innovación y mejorar la asistencia sanitaria, contando cada día con la confianza de miles de pacientes que nos eligen. Gracias.

 

Fortaleza, ímpetu y valentía ante la nueva situación 

María José Cañete Sánchez, Presidente y Consejero Delegado de Helicópteros Sanitarios

Todas las pandemias que ha sufrido la humanidad fueron superadas, incluso hace 100 años la llamada gripe española que se cobró millones de vidas se fue extinguiendo hasta desaparecer.  Hoy viviendo con el Covid-19 , contamos con más tecnología, más conocimientos, más hospitales mejor preparados, y mayores medidas preventivas que nos ayudan a evitar los contagios masivos. Hemos aprendido que debemos aislar a los pacientes contagiados, que debemos contar con respiradores y camas de UVI en los hospitales para evitar fallecimientos. Estamos aprendiendo a defendernos mientras somos atacados.  Lo primero que sufrí y lloré en marzo de 2020 fue por el sufrimiento de nuestros padres y abuelos en las residencias. La falta de medidas preventivas, la falta de medios para una actuación inmediata convirtió a las residencias en búnkeres de destrucción y muerte.  Por ese motivo y al día siguiente, sin dilaciones, un equipo de voluntarios médicos, enfermeros, y técnicos de Helicópteros Sanitarios realizamos más de 800 test a todas las residencias de Marbella, gracias a una donación privada para adquirir 3000 test, y que el Excelentísimo  Ayuntamiento de Marbella puso a nuestra disposición.  También hicimos test a las fuerzas y seguridad del Estado: Policía Nacional, Guardia Civil y Policia Local, y a los servicios que aquellos días, cuando todos estábamos confinados, se encontraban velando por nosotros y cuidando nuestra ciudad. Hoy en septiembre nuestros abuelos enfermos son trasladados a hospitales , se aísla a los enfermos y se toman medidas para que no se contagien los sanos. Superaremos esta pandemia, y para ello lo primero que necesitamos es no tener miedo. Seremos absolutamente responsables con nosotros y con los demás, debemos defendernos del virus con la prudencia, el sentido común y con las medidas y equipos preventivos que conocemos hasta ahora. La economía de nuestro país está muy dañada. Por supuesto, la industria turística y hostelería, ya resentidas por el verano, serán uno de los sectores más afectados.  La salud no entiende de crisis, los hospitales seguirán cumpliendo su labor, viéndose incrementados, incluso saturados, por los pacientes con Covid. Los hospitales que atienden en zonas turísticas, como es lógico, sufrirán una disminución de pacientes que provienen de otros países y dejarán de visitarnos hasta la estabilización de la pandemia.  Una actitud positiva es importante para adaptarse a las circunstancias. Reinventarse es un término poco conocido para nuestra generación, que vive en paz y económicamente medio desahogada. Ahora la situación requiere fortaleza, ímpetu, valentía, perder el miedo y pensar que entre todos saldremos adelante y haremo s lo que sea necesario para salvar a nuestra familia y a nuestro país.