Quién es Quién

Formación, Educación y Escuelas de Negocios

Una revolución en el modelo educativo para la que están preparados

Una revolución en el modelo educativo para la que están preparados

Conscientes de que la «cuarta revolución industrial» ha llegado a través de la pandemia y sus consencuencias, desde San Telmo Business School tienen claro que no se quedarán atrás en esta evolución tecnológica sin precedentes. Por ello, y aunque antes de la llegada de esta nueva forma de vida ya habían actualizado sus medios tecnológicos, el resultado ha sido la aceleración de una inevitable maduración para adaptarse a los nuevos modelos de negocio.  Por este motivo esta escuela está muy ligada al terreno empresarial y directivo, siendo un lugar de referencia de contacto e intercambio de experiencias para aquellos profesionales que deciden seguir formándose con ellos. Sobre todo, en cuestiones de perfeccionamiento y adecuación a los nuevos tiempos, una decisión que «permite definir el rumbro de la empresa» y adecuarse al ritmo necesario que requieren ciertos sectores. Además, son capaces de instruir para que los directivos realicen el conocido «mapa de riesgos», un plano en el que poder visualizar esas amenazas para convertirlas en oportunidades. En este sentido, aplican «el método del caso», con documentos reales de empresas que viven esas actuaciones, una vertiente que permite empatizar y lograr que las empresas que se forman se vean reflejadas en esa manera de actuar. Aunque su acción no se queda sólo en el talento ya arraigado, sino que apuestan por los jóvenes, nuevas promesas recién tituladas que salen al mercado laboral sin un apoyo férreo que les garantice una escalada hasta donde quieran llegar. Por ello pusieron en marcha el programa ‘Lydes’, un proyecto que impulsan ya en su 13ª edición para que jóvenes de Málaga y  Sevilla tengan la oportunidad de optar a un empleo que se ajuste a sus exigencias y así romper con contundencia y paso firme con «la lacra del desempleo juvenil».  Ese ahínco por mejorar desde hace 40 años ha llevado a San Telmo a resguardar entre sus aulas a más de 13.500 antiguos a través de una experiencia que les permite seguir en continua formación sin desvincularse del centro. Por esta razón, quieren seguir a la vanguardia en la formación, y ya no sólo en ramas más convencionales, también adaptarse al devenir de los nuevos tiempos y ayudar a los directivos en la laboriosa tarea de cómo efectuar y hacer efectiva la transformación digital de sus empresas.  Sin olvidar, por supuesto, todos esos proyectos a medida de los negocios con el fin de hacerlos más atractivos y sostenibles. Continúan, además, adquiriendo compromisos para fijar las mismas oportunidades para los dos géneros; que hombres y mujeres obtengan las mismas oportunidades para llegar a ser directivas y empresarias: «Si somos capaces de formas a las personas seremos capaces de tener mejores empresas y una mejor sociedad», apuntan como lema, un fin que se consigue sólo a través de la formación.