Quién es Quién

Asesorías, Consultorías y Auditorías

Destacar en el mundo digital, la clave del éxito

Destacar en el mundo digital, la clave del éxito

Las nuevas tecnologías suponen ahora una parte esencial de la empresa. Todas las firmas buscan destacar en el mundo digital, una situación potenciada aún más tras la crisis del coronavirus. Se trata de un modelo que ha llegado para quedarse, especialmente en sectores como el de la asesoría, consultoría y auditoría. Estas firmas se encuentran en pleno proceso de modernización, para ser más competitivos y poder dar servicio a un cliente cada vez más exigente que demanda servicios integrales. Asimismo, la búsqueda de nuevos nichos de mercado forma parte de la batalla del sector, para poder fidelizar a nuevos clientes. Esta importante transformación no solo  afecta a la idiosincrasia de la empresa, sino que implica a todos sus trabajadores y socios, que deben estar en continuo aprendizaje. Deben formarse en diferntes aspectos, para desarrollar capacidades de liderazgo y planificación. Varias de las grandes firmas del sector cuentan con una sede en Málaga, una ciudad de calado internacional que cuenta con numerosos residentes e inversores extranjeros. Por ello, es necesario que los profesionales tengan conocimientos que traspasen las fronteras españolas, tanto de legislaciones vigentes en otros países como de su forma de vida. En los últimos años, las consultorías y asesorías han encontrado clientes potenciales en sectores que habían quedado en un segundo plano por la crisis económica, como el inmobiliario. 

 

¿Cómo serán las asesorías dentro de cinco años?

Juan Manuel Toro Fernández, Socio EMEDE Asesores 

La sacudida de los meses pasados nos ha hecho no solo reflexionar de cómo podrán ser los despachos profesionales en el futuro, sino de comenzar a diseñar, de forma rápida y determinante, el plan estratégico que guie los primeros y siguientes pasos en los que apoyar las decisiones que deberemos tomar como socios o gerentes de nuestro proyectos profesionales, pero también empresariales. Ahora toca acometer de verdad la transformación tecnológica del despacho, pero no es cuestión de implantación de aplicaciones informáticas o de utilización de procedimientos de conectividad o de comunicación digital; lo esencial debe ser el análisis de todos los procedimientos de trabajo para la detección de tareas que son realizadas manualmente para migrar a una automatización de los procesos; de esta forma, si en los últimos tiempos los despachos incorporamos departamentos de marketing, ahora, las nuevas incorporaciones traerán una formación de contenido tecnológico; en breve veremos a ingenieros desfilar por nuestros pasillos. También deberemos realizar una conversión de los equipos de profesionales, pues se impondrán las relaciones en forma de colaboración con especialistas en las distintas materias, incluso en las colaboraciones entre distintos despachos; pasaremos del modelo de ampliar plantillas para cubrir todas las necesidades a un formato de equipos que sean fuertes en las acciones comerciales, la gestión de los procesos y en las materias troncales, coordinados con profesionales externos o despachos colaboradores habituales. Y por supuesto, las integraciones de despachos deben ser una constante prioridad en los próximos años, no solo por las sinergias de costes que puedan resultar, sino por la mejora en las capacidades y habilidades de los equipos, el aumento del volumen de los ingresos y, sobre todo, de la rentabilidad, que será el objetivo más importante a alcanzar, pues asegura la sostenibilidad financiera para acometer nuevos proyectos, mejoras retributivas y fortalecimiento en la calidad de los procesos y trabajos. Vienen tiempos apasionantes, ¡a por ellos! Emede ETL Global es un equipo de profesionales dedicados a la consultoría contable y tributaria. Nuestra pasión por la asesoría tributariase traduce en una experiencia de 26 años suavizando la palabra ‘fiscalidad’. El agreste terreno de la gestión fiscal es el lugar donde nos movemos con comodidad. Redondeamos las aristas de las obligaciones tributarias, las continuas modificaciones legales y la planificación para que las empresas se puedan dedicar a sus respectivas actividades sin interrupciones. 

El futuro del sector jurídico

Rafael García de la Vega, Socio gerente de García de la Vega Abogados

La evolución del sector jurídico viene obligando en las últimas décadas a constituir, con mayor o menor imaginación, estructuras complejas de despachos profesionales pasando del histórico despacho unipersonal a despachos colectivos con un alto grado de especialización en las distintas ramas ofertadas, y apostando claramente por la digitalización de los procesos. Sin duda la piedra angular del avance de nuestro sector es la sofisticación de nuestra sociedad: mucho más exigente, informada, comprometida y conectada. El cliente tiende a demandar servicios integrales, ya que al centralizar la externalización de los servicios jurídicos a un mismo proveedor economiza tiempo y recursos.  La saturación del mercado obliga a ofrecer a los despachos servicios de gran valor añadido, no bastando con ofrecer servicios profesionales de calidad, sino que hay que ir más allá buscando nuevos nichos de mercado donde librarse de la feroz competencia existente con las firmas rivales, y por consiguiente, una vez ganada la confianza con el cliente dado el elemento diferenciador ofrecido y el servicio prestado, poder fidelizar al mismo con la venta cruzada del resto de servicios que el despacho ofrece. A veces invertimos ingentes cantidades de esfuerzos y recursos en la captación de nuevos clientes sin una clara tasa de retorno, y no cuidamos y mimamos lo suficiente a los clientes actuales que suelen ser nuestros mejores prescriptores, por tanto, no olvidemos la personalización, inmediatez y accesibilidad. Las nuevas tecnologías deben ser nuestros mejores aliados, software que nos hagan más eficientes; páginas web y redes sociales que refuercen la idea de marca. No tiene sentido que vayamos a contracorriente, debemos ser flexibles y adaptarnos al entorno. Otro factor importante para el futuro inmediato del sector jurídico es que tratemos el despacho como lo que es, una empresa prestadora de servicios, y desde ese prisma debe ser gestionada, es decir, ya no basta con ser abogado, economista o graduado social, ahora además hay que formarse y desarrollar capacidades directivas como empresarios para poder gestionar, planificar y decidir estratégicamente. En cuanto al panorama que se avecina con motivo de la crisis padecida por la COVID-19, y como diría el gran Pau Donés: depende. Y ¿de qué depende? De según como se mire todo depende, especialmente de factores que hoy en día se nos escapan. Málaga es una ciudad moderna, cosmopolita, cultural, monumental, tecnológica, gastronómica, turística, y el motor económico de Andalucía, y que después de Madrid y Barcelona es la ciudad que lidera la creación de empresas en España, todo hace pensar que nos encontramos en un entorno con actividad y negocio suficiente como para augurar que las previsiones de nuestro sector son halagüeñas.